aventura en Sewell

Vacaciones y cumpleaños en la misma fecha! decidimos visitar un lugar que muy pocas personas conocen en Chile, y es que este imperfecto país no tiene como prioridad la cultura, si es que casi nadie sabe que el Campamento Sewell es uno de los 5 Patrimonios Chilenos de la Humanidad declarados por la UNESCO, además de la ciudad de Valparaíso, las Iglesias de la Isla de Chiloé, el Parque Nacional Rapa Nui en Isla de Pascua y las Oficinas Salitreras Humberstone y Santa Laura en la Región de Tarapacá.

La historia de esta mini ciudad originalmente llamada El Establecimiento, comenzó en 1904, por la empresa minera Braden Copper Company, su intención era explotar la mina de cobre El Teniente, y en 1905 aprobado por el Ministerio de Hacienda se funda oficialmente Sewell, aunque este nombre recién se le adjudicó en 1915 tras el fallecimiento de Barton Sewell un alto ejecutivo de la empresa minera que murió ese mismo año en Nueva York.

A principios del siglo pasado esta era la ciudad más avanzada del país, por ejemplo en 1911 el primer ferrocarril, los primeros años se trasladaban desde la ciudad de Rancagua hasta las laderas del Cerro Negro con animales de carga burros, mulas, etc., demoraban 7 días, luego las carretas y por fin el ferrocarril; también el Hospital con todos los avances de la época, como la primera incubadora para los recién nacidos… fue una hermosa ciudad rebosante de sonrisas y trabajo, porque ahí los niños también trabajaban, y a los obreros y familias se les permitía tener sus días de fiesta con zapateos de cuecas, era un trabajo duro pero al parecer tenían una buena vida.

Para llegar a la Cordillera de Los Andes donde se encuentra el campamento Sewell hay que seguir por la Carretera del Cobre, que nos lleva a la Mina El Teniente, la mina de cobre subterránea más grande del mundo y por subterránea no significa que este sea un agujero en el suelo, no señor se trata de una mina dentro de un antiguo volcán, la primera entrada a la mina en la cima de esta montaña y de ahí en mas se han ido abriendo otros accesos que conectan los mas de 3.500 kilómetros de túneles construidos al interior de la montaña. Desde la cual se produce una enorme cantidad de cobre del alta pureza la cual ya sabemos es usada en todo el mundo.

El campamento hoy esta en proceso de recuperación, y aún quedan varios pabellones más, que en el futuro serán parte del recorrido turístico. Con respecto del tour es totalmente recomendable, nada mal ambos guías, especialmente Don Oscar, quien solía ser minero y residente por mas de 40 años del campamento, relata sus experiencias de como era la vida real en este enclave minero con una nostalgia que emociona… de los 10 guías originales solo que da él, lo que convierte este tour en una experiencia aun mas valiosa ya que sus palabras son recuerdos y vivencias de manera veraz sin ficciones o exageraciones.

El recorrido por el campamento es breve no más de 3 a 4 horas, en las que se puede ingresar a los edificios que ya fueron acondicionados conservando los estilos originales de acuerdo a las fotografías y grabaciones en video de la época, desgraciadamente en los años ochenta cuando se cerró el campamento lo dejaron abandonado en un estado deplorable durante años, no se podía esperar nada más bajo un régimen de dictadura, claro está, aunque ninguno de los gobiernos venideros tampoco tuvo intenciones de mejorar el lugar sino hasta que fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Ahora Codelco y la Fundación Sewell mantienen los trabajos y es de esperar que se convierta en un lugar más turístico y abierto al público, perfectamente podrían habilitar uno de los pabellones como hotel con un gran comedor para hacer tours de fin de semana con todas las comodidades básicas, ampliar el tour por la Cordillera y e incluso la Mina aunque sea por los alrededores.

Este es el recorrido que hace  VTS Enjoy Travel:

Viaje por la Carretera El Cobre Presidente Eduardo Frei Montalba, pasando por Control Maitenes. Se sigue por espléndida carretera de Montaña {donde nos topamos con un súper Cóndor} con vista panorámica a las diferentes e impresionantes instalaciones y Plantas del Mineral El Teniente, Concentrador, Terminal Ferroviario de Alto Colón y Fundición de Caletones.

Llegada al Campamento, vista panorámica general se da una charla histórica del campamento, especial arquitectura de Camarotes, edificios para la jefatura, empleados, obreros, la Escala Larga, el Staff House, el Teatro, los Clubes Sociales, vista externa del mineral, Cerro Negro y la Iglesia, y para finalizar ingreso al increíble Museo de la Gran Minería del Cobre. En esta última parada están los souvenir nosotros nos trajimos un libro “Sewell luces, sombras y abandono” de María Eugenia Lorenzini que estoy recién comenzando a leer.

Este lugar es tan hermoso que obligatoriamente se debe visitar tanto en verano como en invierno así que este a mediados de este año nos vamos de viaje otra vez, estará llenito de nieve va a ser increíble! En Flickr he creado una cuenta para publicar todas las fotos que tomamos y son bastantes así que aún estoy en proceso de subirlas pero ya se puede ver el álbum La Ruta del Teniente.

Y para terminar debo mencionar a la única empresa de turismo autorizada para ingresar al campamento, VTS Enjoy Travel quienes hacen un excelente trabajo, desde el bus de traslado en perfectas condiciones y muy bien acondicionado, la guía turística Srta. Patricia muy simpática, todo excelente y por supuesto lo mejor es que al terminar la visita guiada nos vamos a almorzar a Fuente Millán.

Además hay un museo hermoso Cuando visitemos con Salvador Sewell en pleno invierno espero tener una mejor cámara fotográfica porque es tan idílico el paisaje y tan emocionante estar aquí…!

Link de interés.

Anuncios