el punto en el que nosotras decidimos

A propósito del día internacional de la mujer y de los trágicos acontecimientos del último tiempo, en esta ocasión me referiré a un punto muy importante que en la violencia de género marca un antes y un después…

Traemos el velo puesto de antaño, porque desde la antigüedad las mujeres son consideradas inferiores, y desgraciadamente lo seguimos pensando hasta ahora de forma inconsciente, cada cosa que hacemos, cada palabra que sale de nuestra boca generalmente responde a un estado de conciencia machista, por ejemplo en una ocasión, en mi trabajo llevé un pote de almuerzo, Salvador había cocinado pésimo los últimos días, y lo comenté con mis compañeras a lo que ellas dijeron: “cocinó Salvador? a que lindo, bueno pero no le digas nada lo hace porque te quiere”, otra chica me dijo: “y porqué no cocinaste tu, agradece que te cocina, más encima te quejas de que cocina mal”

agradece que te cocina?!  enserio?! como recomendación, analiza estos pequeños detalles e intenta ir cambiándolos poco a poco, los hombres cuando viven con una mujer tienen el mismo deber de cocinar y cocinar bien. si tu le pones amor y cariño al arroz él también debe hacerlo porque el arroz es para los dos, el amor, el cariño y el arroz, los alimentará a los dos por igual…

Bueno, este es un tema largo, mucho de que hablar, pero mi tema es otro, antes de comenzar quiero decir que lo hago con todo el respeto que se merecen estas mujeres por sufrir penurias a manos de sus agresores; se ha hablado mucho de justicia para ellos, leyes de protección para ellas, todas las mujeres se han puesto en primera fila para protestar por la impunidad de algunos agresores sobre todo en el caso Larraín, pero hay un punto, el que marca un antes y un después en el que quien toma las decisiones somos nosotras, ese punto en el que decidimos si queremos dar un paso hacia adelante o el paso hacia atrás, habrán un sinfín de factores que revolotearán en nuestra mente en ese momento, pero ese es tú momento, en el que decides si quieres seguir siendo una víctima maltratada o terminar definitivamente con el infierno.

Me explicaré mejor, en el caso de Antonia, ella pudo salir de ahí, en su casa su madre, su hermana, sus familiares y sus amigas estuvieron con ella, la ayudaron, la protegieron, ella estaba pésimo y es entendible que para ese momento ella hubiera necesitado un sicólogo con urgencia… pero cuando ella volvió a salir con el agresor, pensemos en ese momento, fue ella quien le envió un mensaje o lo llamó para volver a verlo? y si fue así porqué en ese momento no se detuvo a pensar que si lo hacía volvería a lo mismo?, o si fue él quien la llamó y ella tuvo el celular en su mano y ese minuto en que pensó en contestar o cortar, porqué respondió? después de estar un tiempo alejados, ella ya habría pensado mejor en la situación, o no sé tal vez ese maltrato sicológico ya la tenia dominada, pero eso significa que no podemos pensar? que nos convertimos en algo y ya no somos alguien?

… al marcar “enviar” o “contestar” ése es el momento, el punto que marca el antes y el después de tu vida, se puede entrar en un túnel oscuro y sin salida, pero si ves luz lo primero que haces es salir, entonces porque hay quienes se quedan?, porqué nos escudamos en el miedo, en la presión de la familia, los hijos, el que dirán, el que voy a hacer después, a donde voy a ir, de que voy a vivir, no tengo plata, no tengo casa, los carabineros no harán nada, me va a perseguir, me hará daño y a mis hijos también… pero yo lo amo, él es mi vida, es mi amor, no podría vivir sin él… mejor me quedo… y aguanto un poco más…

no lo hagas, no respondas la llamada, no envíes el mensaje, si quieres proteger a alguien es a ti misma, y de esa forma cuidarás a tus hijos, y a tu familia, que crees que pensarán tus hijos de ti si ven a su madre como una flor marchita, que pensarás tú de ti cuando te mires al espejo?

Cuando tenía 25 años, vivía con una pareja, era una relación un poco loca, cuando mi pareja entró a trabajar en un lugar x, esa misma semana el día viernes se fue con sus compañeros a tomar algo después del trabajo, no me molestó que saliera me molestó que no me avisara, entonces cuando llegó por supuesto borracho, discutimos y me dio un puñetazo tan fuerte en la pierna que me dejó un cuadrado moretón negro, al día siguiente por supuesto yo estuve molesta y él haciéndose el dulce con la cantaleta de yo te quiero mucho, nunca más lo voy a hacer, estaba con alcohol, te lo prometo, te lo juro, perdóname por favor, etc., en la semana dormí en el living y me convencí de que probablemente había tomado demasiado y eso le hizo comportarse así, volví a nuestra habitación. En mi trabajo tenía una amiga Priscila que me dijo: las señoras que se quejan de que sus maridos les pegan tienen que quedarse calladitas, porque ellas lo eligieron, pero también pueden elegir dejarlos, y seguir con su vida” …sabias palabras de mi querida amiga, porque resulta que al viernes siguiente pasó exactamente lo mismo, no me avisó, llegó borracho, me volvió a golpear un gran puñete esta vez en el brazo, el mismo moretón negro verdoso… y pensé toda la noche en que él no era malo, no era una persona mala, pero, si cada vez que se tomaba algo me iba pegar, entonces no había nada más que pensar, solo actuar, y en una semana él tomó sus cosas y se fue, a la casa de su mamá, yo me quedé sola y me cambié de casa sola, y seguí con mi vida sola, fue un trago muy amargo, pero estoy segura de haber tomado la decisión correcta, me siento orgullosa de mi misma cada vez que lo recuerdo.

Podemos exigir al gobierno leyes, podemos exigir más apoyo sicológico, podemos luchar por nuestros derechos, por igualdad de oportunidades, por supuesto que sí, pero, la dignidad comienza por uno misma, por nosotras en nuestra casa, desde que somos niñas, y a tus hijos varones también. Yo no sé como enseñarles a los niños porque no tengo hijos, pero una vez alguien me dijo que con mis experiencias podría ayudar a otros, de acuerdo a esto lo único que podría recomendar es que cuando vivas un problema así, no lo calles, dilo a todos, denúncialo, toma decisiones, sé fuerte, uno piensa que si hace algo va a quedar la embarrada, pues no, todo en esta vida tiene solución y cuando uno ve las cosas negras te lo digo de verdad es sólo nuestra percepción de las cosas, no te quedes siendo infeliz toda tu vida, ármate de valor y haz lo que tienes que hacer, por tus hijos por tu familia, pero principalmente por ti, no te conviertas en un despojo de persona, valórate y dignifícate.

Anuncios